Qué ver en Lisboa

7 motivos para enamorarnos (más si cabe) de Lisboa


Lisboa es una ciudad que enamora. Si la  has visitado en alguna ocasión, ya lo sabes. Su arquitectura, su aire decadente, sus tiendas, su gastronomía, su luminosidad… atrapan sin remedio a quien la visita. 

Sus azulejos

Guía de Lisboa

En Portugal, el azulejo es todo un arte. Y eso, se nota en las fachadas de Lisboa. Un paseo por Chiado, o por Alfama, nos descubre auténticas obras de arte. No en vano, la capital portuguesa es una ciudad de detalles (esa es una de las razones por las que tanto nos gusta).

Lisboa qué ver

Y lo mejor, es perderse por sus calles para descubrir los azulejos en sus clásicos (e ideales) tonos azules que surgen en cualquier esquina, en cualquier fachada, en cualquier plazuela. Algunos, en sus clásicos (e ideales) tonos azules.

El empedrado de sus calles

Qué ver en Lisboa

Junto a los azulejos de sus fachadas, sin duda, la otra gran seña de identidad de la capital portuguesa es el empedrado de sus calles. Un empedrado conformado por piedras deforma irregular que siguen distintos patrones decorativos y que puede verse en las calles y en las plazas de la ciudad, sirviendo de modelo para muchas otras ciudades tanto de Portugal como de las antiguas colonias de este país.

Suelos de Lisboa

Sus plazas

Qué ver en Lisboa

Si por algo destaca Lisboa (además de por sus fachadas), es por sus plazas. Plazas que nos retrotraen a ese pasado glorioso imperial. Desde la impresionante Plaza del Comercio, construida como puerto de entrada de las mercancías que llegaban a Lisboa por barco y la que destaca sin duda su gigantesco arco triunfal, hasta la encantadora plaza de Luís de Camões, corazón del encantador barrio de Chiado.

Guía de Lisboa

Sin olvidarnos de otras plazas imprescindibles como la plaza del Rossio, con sus preciosas fuentes, la estatua de Pedro IV de Portugal o el Teatro Nacional Doña María II. Plazas que nos hablan en primera persona de ese Portugal brillante que extendió sus dominios por buena parte del mundo.

Las riberas del Tajo

Las riberas del Tajo entre la plaza del Comercio y la icónica torre de Belém son un paseo perfecto para disfrutar del aire libre en una ruta que atraviesa viejos almacenes navales, restaurantes, discotecas, estaciones fluviales…

Torre de Belém

Así hasta llegar a la Torre de Belém, al Monasterio de los Jerónimos, o la Antigua Confitería de Belém , un establecimiento abierto desde 1834 que tiene el orgullo de poder decir que allí se elaboraron los primeros pastéis de nata ¡Y hay que ver cómo están!

Los tranvías

Lisboa sin sus tranvías amarillos no sería lo mismo. Estos vehículos eléctricos que recorren sus calles son una parte más del paisaje urbano de la ciudad. Entre todas las líneas de la ciudad, la 28 es la imprescindible para los visitantes, al atravesar algunos de los barrios más turísticos de la ciudad. Eso sí, ten en cuenta que van siempre de bote en bote, y ten cuidado también con los carteristas que suelen estar atentos a cualquier descuido.

Tranvías de Lisboa

 Sus miradores

Lisboa

Lisboa es una ciudad para ser descubierta paseando por sus calles, pero también para ser admirada desde las alturas. Y por suerte, la capital portuguesa tiene numerosos miradores desde los que admirar sus tejados, o el estuario del Tajo.

Vistas de Lisboa

Entre ellos, destacan sitios como el mirador de Santa Luzia, de subida al Castillo de San Jorge (el castillo vale bien poco, pero las vistas desde allí sí que merecen la pena), o el mirador que hay en el propio ascensor de Santa Justa. O el parque de Eduardo VII, con unas vistas preciosas de los tejados de Lisboa descendiendo hacia el estuario del Tajo.

Lisboa

Sus tiendas y cafés

A Brasileira

Lisboa está plagada de tiendas y cafés absolutamente irresistibles. Por suerte, y aunque las franquicias y las grandes cadenas están presentes en el centro de la capital, todavía hay sitios únicos y especiales de esos que todavía dan sabor a las calles.

Tiendas antiguas de Lisboa

Entre todos ellos, hay lugares que no hay que dejar de visitar, como el histórico café A Brasileria (un café inaugurado en 1905 decorado en estilo art deco en Chiado,  y que está situado junto a la escultura de Fernando Pessoa), o la Librería Bertrand (fue fundada en 1732 y está considerada la librería más antigua del mundo).

Conserveira

Sin olvidarnos de las pastelerías de impresión que salpican la capital, o de tiendas en las que se pueden comprar (preciosas, además de ricas) latas de conservas portuguesas.

Pastelerías Lisboa

¿Te animas a dejarte llevar por la magia de las calles de Lisboa? Si no la conoces, te aseguramos que no te defraudará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s