Katxiña: El caserío precioso del txacolí


IMG_7432

Guipúzcoa siempre es una sorpresa para los sentidos. Es un lugar más que especial para mí. Sí, lo reconozco, no puedo ser objetiva ante una tierra a la que conozco y quiero desde que nací. Y de la que siempre me cuesta despedirme con un “agur” al irme, siempre aunque sepa que regresaré. Me siento tan de allí…

Vamos a centrarnos en la villa de Orio, como su ría que recorre una tierra preciosa, con gran sabor vasco y llega al mar.  Allí se encuentra en un lugar privilegiado desde hace poco más de un año, la bodega Katxiña. Los hijos del mítico restaurante de genuina materia prima y que lleva unos 35 años controlando con maestría la brasa, han creado con enorme esfuerzo, ilusión y buen hacer un lugar impresionante y que impacta al llegar.

IMG_7497

IMG_7441

IMG_7435

Katxiña es tradición y vanguardia. Ellos mismos cultivan, miman, seleccionan  y elaboran su propia marca, respetando el entorno y siguiente los pasos de sus padres con la ayuda de la mejor tecnología. Y el resultado es un txacolí rico, fresco, afrutado y sin artificios, como son ellos.

 

IMG_7437

 

María y Ana, grandes amigas vascas, llevaban un tiempo diciendo que teníamos que ir a conocerlo. Y no sólo hemos ido, sino que volveremos con rotundidad. Está situado en un enclave que invita a todo y del que no hay que decir nada porque las fotografías que hice ya expresan cómo es. La comida es soberbia y acorde al nivel del lugar. Materia prima de primerísima categoría, de total temporada y en dónde la parrilla tiene un protagonismo enorme. Esa es la marca del buen hacer de Katxiña. Recomiendo el lenguado, “de cuchillo” como nos advertía acertada María. El tomate que sabe a eso, a tomate de verdad y que es de la zona. Los postres, uno más original y otro más de la tierra, como la mítica pantxineta de casa. Como me acordé de mi padre, él siempre la pedía…

IMG_7449

IMG_7450

IMG_7453

IMG_7454

IMG_7461

IMG_7462

 

Katxiña son las personas que hacen cada día este proyecto tan bonito y con tanto sabor guipuzcoano. “Convencidos de que el txakoli que veíamos elaborar a nuestros padres era algo genuino y nuestro, la nueva generación nos hemos lanzado a conseguir ese sueño. Con ocho hectáreas de viñedo y una bodega llena de ilusión” nos contaba Iñaki con energía arrolladora, mientras tomábamos el café con aquellas vistas. Qué maravilla es poder conocer qué hay detrás de cada proyecto, qué les lleva a crearlo y cómo lo cuentan estas personas con tanta pasión.

IMG_7473

IMG_7481

IMG_7477

IMG_7478

Y qué decir de Feli, su cariño, su mimo, su sonrisa en la mesa… la suya y la de todo el equipo. “Katxiña no tiene traducción en euskera” nos dijo Feli. Pero para mí significa el lugar en el que se celebra la vida. Gracias por acompañarme.

IMG_7431

IMG_7490

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s